Google

EL BALÓN INTRAGÁSTRICO ¿UNA SOLUCIÓN PARA LA OBESIDAD?





¿ QUÉ ES ?

El balón intragástrico o BIG es un sistema para tratar la obesidad que consiste en la introducción de un dispositivo de silicona vacío en el estómago a través de la boca, con una cámara de endoscopia y bajo sedación. Una vez introducido se rellena con suero fisiológico.

Se trata de un proceso rápido e indoloro que permite al paciente volver el mismo día a casa, si no se producen complicaciones.

Este dispositivo puede permanecer en el estómago hasta un máximo de 6 meses, tras lo cual es retirado por el mismo procedimiento pero a la inversa.

CÓMO FUNCIONA

Se estima que el estómago tarda de 2 a 3 días en habituarse a este cuerpo extraño que se ha introducido, período en el que se pueden llegar a sentir náuseas, vómitos o molestias. Normalmente, desaparecen al cabo de estos 3 días y ya se puede llevar vida normal.

Su funcionamiento es muy básico, ya que provoca sensación de saciedad a la persona que lo lleva, puesto que se produce una reducción de volumen gástrico y, por tanto, una disminución del apetito y consecuentemente de la cantidad de alimentos que se ingieren. Es por ello que el paciente logra una pérdida de peso.

Aproximadamente, se pueden llegar a perder hasta 20 kilos con este método, llegando algunas personas a seguir perdiendo peso una vez retirado el balón, siempre y cuando sigan unos hábitos saludables de alimentación.

QUIÉN PUEDE OPTAR A ESTE MÉTODO

Cómo norma general, cualquier persona que tenga un IMC (Índice de Masa Corporal) mayor que 30 y que no padezca de problemas psiquiátricos, úlcera gastroduodenal, alcoholismo, hernia de hiato, adicción a drogas, embarazo o pacientes operados previamente de estómago.

Además, es aconsejable cuando hayan fallado todos los intentos anteriores por perder peso a través de dietas u otros métodos.

En este sentido, conviene recordar y puntualizar que la introducción de un balón intragástrico es fundamentalmente una ayuda temporal que requiere del esfuerzo y de la participación activa tanto por parte del paciente como del equipo médico que lo va a asistir, cuestión importantísima que se analiza en el siguiente punto.

REQUISITOS QUE DEBEN CUMPLIR LOS CENTROS QUE COLOCAN UN BALÓN INTRAGÁSTRICO

Para lograr el objetivo de perder peso de manera continuada y permanente a través de este tratamiento el centro debe proveer de un plan exhaustivo de visitas, así como de un seguimiento y control del paciente y de su evolución.

En primer lugar, debemos informarnos bien sobre quiénes constituyen el equipo médico que nos va a asistir y asegurarnos de su grado de profesionalidad y experiencia.
La intervención debe de ser llevada a cabo por un gastroenterólogo endoscopista con gran experiencia.

Existen en la actualidad numerosos centros que ofrecen este servicio, la mayor parte de ellos privados, ya que la Seguridad Social sólo cubre con esta intervención algunos casos muy concretos.

Es necesario que el paciente tenga todo un equipo de apoyo a su disposición antes, durante y después de la intervención que va desde el personal sanitario y médico hasta psicólogos que valoren a la persona antes de intervenirla a fin de comprobar si es apta o no y que no se convierta en un mero instrumento para ganar dinero a costa de su salud física y mental.

Igualmente importante es la reeducación en los hábitos alimentarios que se deben de seguir a posteriori de colocar el balón y que se deberían mantener de por vida, labor que debería de llevar a cabo un nutricionista para asegurarse de que se consiguen los resultados previstos y de que éstos se mantienen en el tiempo tras la retirada del balón.

Otro punto vital es tener la certeza de que se contará con un equipo de urgencia disponible las 24 horas del día para posibles casos de emergencia, raros, pero que pueden producirse. Puntos todos ellos cruciales de los que habría que informar al público o, al menos, en la primera cita.


Es de suponer que en ese primer contacto el futuro paciente será amplia y convenientemente informado por parte del centro y del equipo que lo vaya a atender.

Por tanto, debido a que se trata de una intervención clínica delicada, sería deseable que aportaran una información pormenorizada sobre todo el proceso, especialmente en lo concerniente a la seguridad física y psicológica del paciente. Siendo este tipo de información totalmente exigible al centro, para comprobar si cumple o no con los requisitos necesarios a fin de efectuar con completa seguridad la introducción del balón intragástrico.