Google

LOS PELIGROS DEL AZÚCAR BLANCO

El azúcar blanco o refinado es un producto químico cuyo consumo origina una serie de problemas y alteraciones en la salud de las personas que lo toman.
A través del proceso de refinamiento ha perdido las vitaminas, enzimas y minerales que contenía como caña de azúcar o remolacha azucarera.

Para que el cuerpo pueda metabolizarlo son necesarias la vitamina B1 y el calcio, componentes que están ausentes en el azúcar refinado.
Por tanto, se produce un gran demanda de estos en el cuerpo, lo que da lugar a serias carencias de vitamina B1 y de calcio.

La deficiencia de calcio la suplirá el organismo extrayéndolo de los huesos y de los dientes, por lo que se puede afirmar que el azúcar blanco es un poderoso descalcificante.
Este problema es aún más grave cuando este producto se consume junto con otros productos refinados, como la harina blanca en el caso de los pasteles.

La deficiencia de vitamina B1 causa trastornos en el sistema nervioso como depresión, hormigueo, palpitaciones, nerviosismo, pinchazos, tics, etc.
La carencia de B1 hace que tampoco se metabolicen bien los hidratos de carbono. Consecuencia: se producen fermentaciones y putrefacciones, lo que favorece la proliferación de parásitos intestinales (lombrices).

La caries tiene, a su vez, como causa el abuso de productos refinados. Los pasteles se adhieren fuertemente al diente, generando una gran acidez que deteriora su esmalte.
Como se mencionó anteriormente, se produce al mismo tiempo pérdida de calcio en los dientes, ya que es necesario para metabolizar el azúcar blanco.

Es por ello especialmente peligrosa para los niños.

Otros problemas derivados de su consumo:
Acidez de estómago, obesidad, estreñimiento, intolerancia a la glucosa, infarto de miocardio, cálculos biliares, amigdalitis, etc.

Se le considera también causante de la úlcera gástrica y duodenal, puesto que su toma continuada deriva en un aumento de ácido clorhídrico.

Asimismo, el acné, el empeoramiento de las varices y las infecciones intestinales van asociadas al consumo de azúcar blanco.